16.8.11


Quieta...

Te miro…
doy pasos tras de ti y tomo tu cintura..

Te acaricio…
mis manos dibujan en tu espalda mi ternura…

Te respiro…
Y robo de tus sueños un beso inquieto que ahora me pertenece…

Quieta, muy quieta…

Tan quieta como puedo me ciño a tus caderas..
mi lengua desafía a tus ganas y me quedo ahí…
disfrutando de ti, dos, tres, más veces de las que te imaginas..
voy rodeándote con mi cuerpo y caes entre mis brazos..
entonces desaparecemos,
yo en ti y tú… entrando en mí.

Quieta… muy quieta…

Ahora, mientras duermes, te respiro,
sin siquiera puedas saberlo…

¿Lo sientes…?