30.10.11


Tomo asiento y te suspiro
con el codo sobre la mesa
y el rostro sobre mi palma
leo y releo.

Eres tú, fuera de mis sueños
preguntas y respondo
respondo con palabras extrañas
que no quiero pronunciar
sin embargo las digo.

No me arrepiento
y no con eso les tomo aprecio.

Quiero tomarte dentro de mis brazos
y comerte a bocados
todo
tu cabello, tus ojos,
tu ombligo y un pie más abajo.

Quiero sentir tu piel y tu aire
y no puedo
eso es morir
te llevas un poco de mi vida
en cada abrazo vacío.
No lloro
aun cuando el humo negro que me rodea me asfixia
luego... la garganta se me anuda
pero no lloro.

Te pienso pensando en mi
deseándome
desnudándome
tomando mi cuerpo
con la misma delicadeza
con la que colocaste aquella flor.

Dije que te amo todos los días
diré...
siempre...