24.12.12

Y es que tus besos nunca me han dejado sola, están en mi frente posándose suavemente, en mis labios mordiéndolos hasta hacerme daño y en mi cuello los llevo como un rosario. En mis pechos que se erectan tan solo con imaginarlos, los siento paseándose por mi ombligo hasta llegar a esconderse entre mis piernas como el más dulce castigo......!