4.2.13

Atrapada por la tela que tejes con tus encantos. Mis senos acaricias suave con la seda de tus manos dibujas el sendero de mis deseos. Ya soy presa de tu cuerpo. Un escalofrío envuelve mi piel cuando me devoras con tu boca de araña y tu paladar saborea mi cuerpo desnudo. Cruzas el umbral de mi alma y mi gemido rompe el silencio de la noche. Mis labios tiemblan por la fragancia que desprendes al besarme y navegamos en el oasis del placer con el fulgor que deleita Luna. Lujuriosamente nos devoramos hasta romper la solidez de los corazones y nuestros cuerpos desnudos se pierden hasta matar el último aliento en un solo respiro —