13.3.13

Te mueves con un ritmo, que me hace desfallecer, siento un escalofrío que recorre mi espina dorsal, y la piel se me eriza... Siento que voy a terminar, y te abrazo mas fuerte, empiezo a gemir al ritmo que me haces el amor, esto hace que tú también sientas que vas a terminar, y diciendo tu nombre y tú el mío, terminamos mi amor, al mismo tiempo... Después de éste momento de tanto placer, quedamos así, abrazados, inmóviles, para quedarnos dormidos con la luna y el mar como únicos testigos de nuestra entrega, quienes, con envidia, solo nos contemplan por la ventana...