6.1.11

DESEO SIN FIN


Quiero beber...,

con mis labios entreabiertos

el licor excitante

de tu acaramelada boca,

y saborear, la tibia saliva

que surge, mientras mi lengua

acaricia suavemente la tuya.



Quiero el roce de tu piel contra la mía,

que mojes mi cuerpo, de tí, sediento,

con el sudor que desprenden tus poros abiertos,

y el aroma de hombre, que emana

tu piel, en el ardiente deseo.



Quiero acariciarte con la excitación

de mis pezones tiesos:

tu espalda, tu torso, tu boca, tus sueños...

deslizarme por el sendero

de tu cuerpo caliente,

y albergar tu sexo entre mis senos.



Quiero recorrer...

los músculos de tus fuertes piernas

con las ansias de mis manos

y con mi lengua fogosa

subir lentamente por tu firme entrepierna

hasta besar y lamer,

tu carne erecta y fibrosa...



Quiero en toda mi piel, tus manos impresas,

y los destellos de tus dedos sensuales

en mis labios internos,

tu húmeda lengua

jugando con mi cordura y deseo,

y mi voz susurrándote en su suplicio,

que quiero sentirte adentro mio



Quiero el deseo sin límites,

enloquecer entre tus brazos,

quedarme sin aliento, temblar bajo tu cuerpo,

sacudir tu virilidad, enloquecerte,

llegar al punto desesperado,

quiero mi cuerpo desbordado,

lujurioso, excitado...

complaciente a ti, de tus fantasías,

y deseos imaginados...



Quiero sentirte,

y sentir entre mis piernas

tu carne, abriéndose paso, hasta mis entrañas,

y estremecer con cada movimiento pélvico que hagas,

y que goces y tiembles

entre las paredes de mis ansias

y estallar...

entregándonos en el amor gozado

de un universal orgasmo extasiado,

mientras pronuncio entre jadeos

tu nombre amado...

mientras besas dulcemente

la comisura de mis labios...