22.4.11


Solo una luz inclemente, pálida e invernal, se filtraba a través de los cristales buscando con avidez cuerpos bajo las sabanas, yaciendo en calma, cuerpos lascivos en un despertar de luz tras las sombras, abrazando suspiros desnudos.

El manto de mis ansias va a tu encuentro mientras me bebes a sorbos sigilosos, llego a la cima de una sensación que me enajena, se convierte en rasguño mi caricia, en mordisco mi beso, en locura el deseo, en golpes y sacudidas el cuerpo y trato de retenerte en mi mente mientras mi piel destila sudor que embriaga de voluptuosidad tus ojos… El ímpetu con que me penetras me hace olvidar dónde me encuentro, la brevedad de la existencia, mi nombre… Solo quedan gemidos que me matan el alma que ya no tengo y no obstante van colmando mi ser de tu belleza.

Percibo cercano tu orgasmo, tus músculos se tensan, me deshago al notarte en mi interior y solo puedo jadearte al oído, al recibirte embriagado de sexo, en un baile de ardor y desenfreno…

Dulce hoguera en el infierno de nuestra intimidad, donde consumirse es solo el paso previo.

~~Venus~~