17.12.11



Por si acaso mis pasos, sonoros o susurrantes, se pierden en el ángulo quebrado de la noche nómada efervescente.

Por si acaso mi grito afónico e iluso se quiebra con el viento salvaje del olvido, con olor a olivo y a guinda de ron.

Por si acaso mi nombre zozobra en la marea de un oleaje concupiscente provocado por el maremoto de la prudencia y un miedo loco.

Por si acaso la vasija que contiene el sentido del impulso puro se resquebraja en el movimiento incierto de un beso evaporado.

Por si acaso el cruce de caminos es divergente a las voluntades sordomudas y la escritura en braille es la única salida.

Por si acaso guardas mi voz en el almacén de rebajas, por querer obviar la oferta y explotar en la demanda.

Por si acaso mis palabras crean un suelo limpio de mármol, que con un corte certero terminan en el abismo del ensueño protegido, y por la magia amparado al abrigo de lo mundano.

Por si acaso la quimera de sentir acariciar sin rozar en la vereda de hondo suspiro, sincero y compartido se difumina en el alba.

Por si acaso hoy soy y mañana ya no digo.