16.4.12

Tú eres la Calma y yo soy la Locura,
Tú el Alba y yo la madrugada,
Tú emanas agua y yo derrocho fuego,
Tú aportas decisión y yo lo intercedo en desconcierto,
Tú me buscas y yo te encuentro.
Pero cuando hacemos el amor,
Simplemente coexistimos,
Y fusionamos epítetos, además de fluidos.
Abordamos con sosiego para concluir impúdicamente enajenados,
Rebasamos excitados los amaneceres hasta colmar serenos las alboradas,
Ahogamos lindantes las encendidas pasiones,
Decretamos juntos perturbar hasta la cumbre nuestros húmedos cuerpos,
Yo te busco y tú siempre me encuentras.
¿Te das cuenta?
No somos tan distintos,
Nuestros sexos, están hechos el uno para el otro…