11.3.12


A veces tengo la sensación de que tu olor y el mío son los mismos, que fueron uno solo desde siempre, desde el origen… desde que la vida te dio la forma de un macho y a mí la de una hembra… como sospechando que en algún punto íbamos a encontrarnos, y a tenernos ganas, y a descargarnos el deseo… tu en mí… yo en ti…
Porque si pienso, sé que tu olor está en el aire que respiro desde todas mis edades, y me transita de lado a lado, de norte a sur mientras el aire se me espesa dandote forma, pintándote un rostro recreado por mi y sin embargo tan tuyo, y dejas de ser la nada para hacerte de piel y carne, de piel y fuego, de piel y sed.
Pero tu olor… Ay tu olor!!… es indudable, de tan impregnado que te tengo en mi, hueles como yo, como el aroma que expele cada poro mío cuando te desea y te espera entre la consciencia y la inconsciencia del delirio… entonces las ganas alborotadas de sentir tu cuerpo pegado al mío me alteran, mientras un arsenal de primaveras me estalla desde el vientre porque te sé ahí, también añorándome, ansiando que el tiempo no tarde mientras nos provoca e incita a encendernos mas.
No estoy loca, no, tu olor es mi olor… huele, huélete cuando me piensas… yo lo hago, y cuando lo hago no tengo dudas, huelo a ti.
No estoy loca si te huelo en mi.