9.5.12

Un ángel caído del cielo
de un hermoso paraíso azul
esa es la chica por quien muero,
y eres tú Mari.

Por tu encanto, por tu risa,
por tu manera de ser,
porque eres a quién más quiero
y nunca dejaré de querer.

A un mundo estás de mi lado,
lejos, sin poderte tener
y por estar de tí enamorado
el universo entero cruzaré.

Pues en esta vida lo eres todo,
mi sangre y mi respiración,
llorando cuando no te tengo
porque tú tienes mi corazón;
que las flechas que en él me clavaron
eran, por tí, mi amor.